responsabilidad compartida, cuidados y sensibilidad: discursos no individualistas sobre relaciones, de/construcción de contextos y re-creación de espacios (VI – comunicación y cuidados)

por wuwei (natàlia)

en català aquí.

Ésta es la sexta parte de la versión ‘extendida’ de la charla que di en las II Jornades d’Amors Plurals que resumí en el artículo ‘Después de romper con la monogamia’. La primera parte la podéis leer aquí, la segunda aquí, la tercera aquí, la cuarta aquí, la quinta aquí y la séptima aquí.

Comunicación

En la monogamia la comunicación es casi inexistente, ya que los compromisos son siempre implícitos (no se hablan, se dan por supuestos debido a lo que se supone socialmente que tiene que ser una ‘pareja’), y todo lo que envuelve las expectativas en las escalas de las relaciones hace que la comunicación no solo no sea necesaria, sinó que sea vista como una manera de romper con la ‘poesía’ o ‘magia’ de las relaciones (una ‘poesía’ que col·loca las personas en situaciones no deseadas ni escogidas voluntariamente, por tanto que objetifica).

La comunicación es muy importante, especialmente si queremos construir relaciones sensibles y no objetificadas. El problema es que estamos construyendo discursos en la no-monogamia que son altamente dominantes con un tipo muy específico de capacidades comunicativas. La imposición de un solo tipo válido de comunicación es también un proceso de dominación de las personas con unas capacidades concretas (capacitismo).

No todas las personas podemos mantener conversaciones que nos afecten emocionalmente con calma. No todas las personas podermos responder a demandas, preguntas, o propuestas al momento. Hay quienes no podemos mirar a los ojos de quien nos habla. Hay quienes no podemos hablar cara a cara en ciertos momentos o situaciones. Hay quienes necesitamos espacio y tiempo para reflexionar, gestionar o digerir. Hay quienes nos expresamos con dificultad (especialmente porque se nos obliga a expresarnos de formas muy concretas y esto no tensa mucho más). Además, hay quienes tenemos miedo a que estas diferencias que tenemos a la hora de poder comunicarnos nos imposibilite mantener nuestras relaciones y tenemos miedo a perderlas.

Necesitamos discursos de las no-monogamias más sensibles a la diversidad en la necesidad de como comunicarnos, que no excluya a las neurodivergentes, funcionalmente iversas o discapacitades, o a aquelles que por diversos motivos no puedan expresarse o comunicarse de la forma que se ha estipulado como la ‘normal’.

Cuidados

Los cuidados es un tema que se lleva hablando desde no hace mucho en nuestros activismo, en las no-monogamias, y especialmente en el feminismo. De hecho se ha hablando más en el feminismo debido a que las llamadas tareas de cuidados han recaido siempre en las mujeres. Estas tareas suelen ser descritas como las tareas relacionadas con las tareas del hogar como cocinar, limpiar, limpiar la ropa y planchar, cuidar cuando le otre está enferme, etc. Estas tareas son muy importantes y se tienen que tener en cuenta, especialmente cuando existen estas diferencias de género.

No obstante, los cuidados van mucho más allá de estas tareas que tienen que ver con el género, y sobre todo cuando estamos hablando de muchos tipos diferentes de relaciones, contextos, y estructuras (no todas las relaciones son heterosexuales, binarias, románticas y sexuales). Los cuidados tienen que ser tareas sensibles a las necesidades que tengan las personas, que no tienen porque recaer en las tareas del hogar. Para poder cuidar es necesario entender qué necesita la otra persona, no para sentirnos obligadas a cubrir sus necesidades, sino simplemente para tenerlas en cuenta y ser sensibles a ellas. No todos los cuidados recaen en tareas ‘productivas’, a veces cuidar puede implicar dejar a la otra persona estar sola si lo necesita (para poner un ejemplo). No tenemos que obligar a que le otre tenga que expresar y entender cuáles son sus necesidades, sino dejarle espacio para que lo pueda expresar cuando quiera y se de cuenta de cuáles son. Y, además, tampoco se tiene que obligar a tener necesidades que no se tienen. Es muy probable que muches de nosotres no necesitemos que se nos cuide preparándonos la comida, por ejemplo, a lo mejor tenemos otras necesidades. Vivimos en lo que yo llamo ‘la cultura del tupper’: una cosa que pasa muy a menudo en nuestros entornos es que como que se está insistiendo mucho con que nos tenemos que cuidar, lo que muchas personas hacer es haver alguna cosa que les es fácil de hacer (como por ejemplo, prepararnos un tupper) pero no escuchar cuáles son nuestras necesidades reales. Es más, hay situaciones donde se utiliza esta tarea que se ha realizado para no tener que escuchar a la otra persona cuando nos expresa una necesidad real que tiene (he preparado un tupper, ya he cocinado, me voy y me lavo las manos). Utilizar los cuidados de esta forma es una técnica de dominación para no tenerse que comprometer a cuidarnos ni entender que las necesidades son múltiples, que afectamos y nos afectan las personas que nos rodean. No podemos prepararle el tupper a una persona y después utilizarlo como excusa para objetificarla o no tenerla en cuenta en cosas que le afectan.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *