amor crítico y condicional

por wuwei (natàlia)

en català aquí.

 

Una de las muchas creencias en nuestra sociedad y cultura es que el amor, para que sea de verdad, tiene que ser infinito e incondicional. No es que no existan otros grados o no puedan existir, sino que este tipo de amor es aquel que es realmente genuino. Ponte, dentro de este marco, a explicarle a la gente que pones condiciones a tu amor: la mayoría de personas creerán que lo que hacer es “cobrar” por querer pidiéndole a la otra persona alguna cosa a cambio. Esta suposición nos hace poner automáticamente los pelos de punta a muches, especialmente cuando lo que nos imaginamos se acercaría a un chantaje emocional. Pero, en una sociedad donde algunes padecemos tantas violencias a través de los intercambios amorosos (no necesariamente todos de “pareja”)… ¿no es necesario protegernos poniendo ciertos tipos de condiciones y límites a nuestros amores?

La incondicionalidad en el amor es una trampa con la que nos han educado especialmente a las mujeres. Amar sin ninguna condición es dejar la puerta abierta a que delante de ciertas violencias, especialmente las estructurales, no podamos hacer otra cosa que seguir amando y, en consecuencia seguir aguantando la violencia sin poder hacer ninguna crítica, defendernos, o protegernos. Algunas personas podrían decir que no es lo mismo amar que soportar violencia; esto podría ser así si en nuestra cultura no hubiera implícito el perdón y el “pasar por alto” dentro de conceptos como son el amor: el perdón, el olvido y el seguir dando y aguantando sin ningún tipo de requisito.

Por otro lado, la infinitud del amor se repite mucho en entornos no monógamos debido a la suposición que hacemos de que amar a una sola persona es amar de forma “limitada” y que para poder amar a muchas personas se tiene que hacer infinitamente. Seamos sinceres, se puede amar infinitamente a una sola persona: sí, sea o no infinito tu amor, el hecho de que lo concentres en un número más pequeño no lo hace menos infinito, sino más concentrado.

Por tanto, se puede amar infinitamente a una persona, y caer en una trampa (infinita) del amor romántico monógamo. Un error en el que se suele caer cuando se reproduce el discurso de que el amor es infinito es el de ir generando relaciones sin ningún tipo de límite y sin tener en cuenta como distribuyo mi tiempo. Finalmente lo que suele pasar es que se menosprecia totalmente la importancia del tiempo que se comparte, de los cuidados o de los compromisos. Es la excusa perfecta: mi tiempo es finito (por tanto no te puedo dedicar tiempo), pero ya te puedes sentir tranquile, ya que como que mi amor es infinito, ya te quiero y con esto ya te puedes sentir cuidada.

Creer que para todes el amor puede ser infinito también es creer que todes tenemos las mismas capacicades emocionales o que podemos permitirnos desgastarnos con grandes intensidades emocionales. Algunes de nosotres necesitamos, por ejemplo, ponernos ciertos límites emocionales para poder cuidarnos a nosotres mismes y no desgastarnos, u otres tampoco tendrásn la misma energía emocional para poder dedicar a les otres. Como ya he comentado en el apartado anterior, el problema no es la cantidad de amor o emociones que tenga, sino como se reparten todas estas entre nuestras relaciones. Romper con la monogamia no tiene porque pasar por una multiplicación de lo que ya teníamos (que también derivaría a una multiplicación de la propiedad de las relaciones o una acumulación), sino de una forma diferente de repartir(nos) y de compartir(nos).

Condicionar nuestras emociones, o al menos como las dedicamos, y poner ciertos límites, es una forma revolucionaria de cuidarnos y de cambiar el paradigma imperante de algunas de las características del amor romántico. Cada vez que defiendo un amor crítico y condicional algunes me acusan de ser “excesivamente” mental y poco emocional. Esto es sólo una trampa: a muches el amor infinito e incondicional nos ha arrastrado a límites emocionales que ha desgastado nuestra salud mental.  Yo no quiero un “amor de verdad”, yo quiero compartir(me) de manera más sensible, y el amor crítico y condicional ha sido mi salvación.

Share

4 thoughts on “amor crítico y condicional

  1. Unicornio Volador says:

    A mi me parece que desarrolláis relaciones de forma masiva, sin sentido. Que cuando os cansáis de uno, metéis a otro por aburrimiento. Que consumís relaciones como se consumen ahora multitud de productos, de forma temporal, y que cuando llega la nueva versión de X, os cansáis de la anterior y adiós, porque como amamos libremente y sin reponsabilidades.. pues todo vale.
    Consumis personas con la misma rapidez y cambios que se consume tecnología actualmente. Por aburrimiento y por curiosidad de ver qué hay o qué sucede con el o la nuev@. Dejando a un lado valores como que tienen que ver con la profundidad de las relaciones, los cuidados hacia la otra persona, la responsabilidad emocional y el ir pasando y superando etapas de todo tipo. Sin caer por ello en el desgaste ni la violencia ni el aguantar por aguantar, que creo que somos todos adultos y tenemos las herramientas suficientes, como para saber diferenciar unas cosas de otras.

    • wuwei says:

      en primer lugar, cuando pones de forma plural ‘desarrolláis’ o ‘consumís’, estaría bien que explicaras a qué grupo o colectivo te refieres. ¿yo y quien más? das por supuestas demasiadas cosas y opinas demasiado de cosas que no están escritas ni descritas en este artículo, y que además tampoco en todos los demás artículos colgados en este blog. y, además, no tienes ni idea de como vivo mis relaciones ni lo que hago. opinión totalmente absurda y gratuita que no iba a contestar porque me parecía absurdo.

  2. Unicornio Volador says:

    Disculpa, no era una crítica persoal hacia como vives.
    Es una opinión o reflexión hacia ciertos temas que se tratan en el blog. Es cierto que lo he extendido incluso fuera de lo que explicitamente se trata en este post concreto.
    He llegado hasta aquí buscando sobre poliamor y otro tipo de relaciones, porque por motivos personales quería leer opiniones, visiones etc. Pero no es una crítica persona hacia nadie.
    Es mas bien una reflexión y carencias que encuentro en esta forma de relacionarse, como por ejemplo las que entras a explicar en este post.
    El tema de tener que evaluar la dedicación que se le da a cada persona, los cuidados etc.
    Después de mi pequeña experiencia, creo que las relaciones son jerarquicas.. no lo digo como algo bueno o malo en si mismo. Pero creo que determinados grados de compromiso, relaciones etc requieren de tal profundidad, que se hace complicado combinarlo con varias relaciones a ese mismo nivel. Y de ahí que se tenga que poner limites o se acabe con el desgaste emocional que comentas. Al menos yo no lo entiendo así.
    A mi parecer, creo que tal y como veo el poliamor, con continuas relaciones en rotación, no se profundiza. Y que se trabaja más en la curiosidad del ser humano por lo desconocido, lo nuevo etc, que en la responsabilidad emocional que conlleva establercer determinadas relaciones afectivas muy intimas.
    La dispersión que veo en este tipo de relaciones conlleva pérdida de atención, la perdida de atención pérdida de cuidados … y el amor más profundo es cuidar de las otras personas, en los niveles en los que te comprometes. Y creo que meter en un circulo a cuantas más personas mejor a lo largo de un periodo, priva en algún momento de los cuidados y atenciones que estabas dedicando a otra persona hasta el momento en el que empiezas a meter a más gente.
    No sé.. es mi sensación. Y de ahí que vea normal que se tengan que establecer limites, que uno acabe desgastado a nivel emocional, pues no se pueden atender tantas relaciones a un nivel tan intenso y exigente como el que requiere el lado más intimo de las relaciones afectivas.

    • wuwei says:

      entiendo lo que comentas y tu ‘queja’ sobre como puede llegar a ser relacionarse a través de algunas no-monogamias. no obstante, no todas las personas en las no-monogamias nos relacionamos de la forma que tu comentas. hay muchas que llevamos tiempo reivindicando los cuidados, los compromisos y un largo etcétera dentro de este tipo de relaciones (que es justo casi toda mi temática en casi todos mis posts dedicados a la no-monogamia). lo que me llama la atención es que sólo veamos ‘despreocupación’, ‘consumismo relacional’ y ‘aprovechamiento’ en las no-monogamias, cuando todo esto lo hemos heredado del pensamiento monógamo. en la monogamia se ejerce mucha violencia, la mayoria de las relaciones que no son la pareja no existen compromisos y existe un consumismo relacional muy fuerte. el problema no es con cuantas personas te acuestas o tienes un vínculo romántico, sino como te aprochimas a todas tus relaciones: las románticas y sexuales y las que no lo son. es en este último tipo de relaciones donde se falla mucho en la monogamia, y se acaba multiplicando en la no-monogamia (como herencia de pensamiento y sistema). precisamente mi apuesta en la no-monogamia (la mía y la de muchas) es el compromiso con todas nuestras relaciones, los cuidados con todas nuestras relaciones, etc. y evidentemente tengo que poner un límite en el número de relaciones que tengo que cuidar (porque sino, con muchisimas, no se acaba ni intimando ni cuidando a ninguna), pero esto no tendria que pasar por la exclusividad de compromiso con una sola persona y dejando todo el resto de relaciones existentes fuera de cualquier buen trato. (y no, no tratamos bien a los ‘amigos’, por mucho que la mayoría digan que sí).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *